Quédate en casa y brinda con vino por el Día del Padre

Quédate en casa y brinda con vino por el Día del Padre. Sí, por supuesto. A estas alturas, todos sabemos que vivimos un momento excepcional y nuevo para nosotros. La incertidumbre a veces nos puede afectar psicológicamente y, sobre todo, agravar un confinamiento en casa que, sin duda, es necesario y responsable.

Hemos sabido estos días que el papel higiénico, la cerveza y el vino son los productos que más han aumentado en ventas, a raíz de la crisis del coronavirus y la declaración del estado de alarma en el país. Pero, al margen del consumo responsable que todos debemos practicar en estas circunstancias, puede ser una buena idea tener a mano una botella de vino. De hecho las tiendas online -también la nuestra- siguen posibilitando recibir tu pedido de vino en casa. Vino blanco, tinto, frizzante… da igual. El que prefieras y más te gusta.. Y disfruta con él de una cena o un almuerzo, de un aperitivo en un momento del día.

Puede ser una buena forma de relajarse, de desconectar de la inmensa cantidad de noticias que leemos y nos bombardean en redes sociales en torno a una realidad, que, aunque desafortunadamente está pasando, hay que asumir y superar con optimismo. Nos lo dicen los psicólogos: debemos vivir con la mayor calma posible, relativizando un aislamiento en casa que nos permite estar más tiempo con los nuestros. ¡Disfrútalos!

Brinda, ahora también

Por eso, y como se acerca el día del Padre, os animamos a brindar en casa por el vuestro, por tu pareja si lo es, por vosotros mismos si sois padres. Disfrutad de una copa de vino con una sencilla cena, transportaos a ese momento que tanto os gusta y disfrutad de la vida y de sus experiencias. Todas ellas nos enseñan y nos dan la oportunidad de valorar muchas cosas que pasan a veces desapercibidas. Y vivir ese momento de percepción, de sensaciones, de evocación desde la magia de los sentidos (olores, sabores, colores…) también puede ser un ejercicio interesante -y hasta necesario- para sobrellevar una situación que casi ninguno esperábamos.

Pero está pasando. Y hemos de superarla juntos, corresponsablemente. Quédate en casa y no dejes de disfrutar también de las pequeñas cosas.