Tres ‘oros’ para los vinos de Bodegas Campoameno

El vino de Bodegas Campoameno vuelve a hacerse un año más con el reconocimiento de uno de los concursos vinícolas más conocidos: los Premios Mezquita. Nuestras bodegas se han traído de este prestigioso certamen tres ‘oros’, en este caso para los vinos Alto de Campoameno 2013 -nuestro Tinto Reserva con 24 meses en barrica de roble francés y americano-, Campoameno Chardonnay 2018 -vino blanco joven- y Marqués de Campoameno 2016, el tinto crianza selección Campoameno con 12 meses en barrica de roble americano elaborado con las variedades Tempranilllo, Cabernet Suavignon y Syraht.

Más allá de lo tangible de todo premio, ser reconocidos en este concurso -el más importante del sector del vino en Andalucía y de los más veteranos del país- representa para Bodegas Campoameno estar entre las 44 mejores bodegas de España.  Pero, sobre todo, es la recompensa al esfuerzo de la empresa por mejorar continuamente su producción de vinos, por estar a la altura del paladar de los amantes de los mejores ‘caldos’ y, en definitiva, por convertir cada momento de la cata en una experiencia sensorial memorable.

Vinos Campoameno

Vinos Campoameno.

Sabemos que el sector vitivinicultor es tan complejo como satisfactorio. Al fin y al cabo estamos produciendo vino, uno de los productos más placenteros tanto en su consumo, por la cantidad de sensaciones que transmite y evoca, como por el ambiente del que se suele ver rodeado. Disfrutar de una copa de vino es un ritual en el que conviven generalmente  un buen momento, una buena compañía y una buena ocasión. Es el deleite y el placer del instante de felicidad, con todos los sentidos. Y que un vino esté entre los mejores significa que sabe transmitir eso para lo que fue creado: sabores, olores, textura, recuerdos y, en definitiva, bienestar.

Vinos con ‘alma’

El reconocimiento a los mejores vinos fue decidido por un amplio jurado, compuesto por 32 cualificados catadores, entre los que había enólogos, periodistas especializados, sumilleres y conocidos restauradores. Entre todos ellos cataron un total de 326 muestras de vinos de Portugal y de puntos con importante cultura vitivinícola en España, como Castilla-La Mancha, Castilla-León, Extremadura, Rioja y Galicia. Así que la cosa no ha sido fácil. Pero, cuando el trabajo y la experiencia se unen, el resultado ha de ser un vino con alma, que consigue aquello para lo que ha ido tomando forma, desde la cosecha de la vid hasta su embotellado: transmitir un universo de sensaciones.

Orgullos y agradecidos a todos los que lo han hecho posible: nuestro maravilloso equipo humano -profesionales donde los haya-, nuestros clientes, nuestra tierra.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies