Vendimia 2020: 180.000 kilos de uva para elaborar los vinos Campoameno

Ya se acerca el final de la Vendimia 2020: 180.000 kilos de uva para elaborar los vinos Campoameno. Es la previsión de nuestra bodega, que espera aumentar la producción respecto al pasado año. Entonces fueron 150.000 kilos de uva los cosechados. Este año la cosecha tendrá, además de más cantidad, mayor calidad aún. Y es que, aunque la vendimia se tuvo que adelantar por el intenso calor de agosto, las lluvias primaverales y un verano no demasiado caluroso en las noches han facilitado una maduración progresiva del fruto.

Desde Bodegas Campoameno, comenzaremos estas semanas la producción de los primeros vinos; los espumosos serán los primeros en ser envasados, al necesitar tan sólo fermentación en botella. Nuestro equipo humano ya trabaja para producir 10.000 botellas de vino espumoso elaborado en la provincia, hecho de la uva Jaén Blanca, autóctona de la Sierra Sur de Jaén y un valor añadido para nuestros caldos con Indicación Geográfica Protegida. También estará listo pronto el vino blanco chardonnay.

Es una cosecha atípica por las medidas de la pandemia -con distanciamiento y mascarillas-  pero los resultados de esta vendimia son satisfactorios en lo productivo. De esos 180.000 kilos de uva, que se están recogiendo y en breve se terminará de recolectar, un 70% son de uva tinta y un 30% de blanca.

¿La clave para producir buenos vinos? Contar con un gran equipo de personas mimando todo el proceso y cosechar un producto de calidad.

De la vendimia a la botella

Una vez termine la vendimia, en los próximos días, el trabajo en Bodegas Campoameno será aún más intenso. El trabajo comienza desde que la uva sale de los viñedos:

  1. La uva se moltura, se despalilla, se prensa en el caso del blanco y se incuba en el caso del tinto. Se trata de un proceso continuo dirigido a lograr la máxima calidad en los vinos.
  2. Luego es el momento de la fermentación, que dura tres semanas. El mosto pasa a ser vino.
  3. A continuación se realiza el trasiego,  es decir, pasar el vino de un depósito a otro para ir optimizándolo. Se suele llevar a cabo en noviembre.
  4. Terminado el proceso, el vino va a barrica o se prepara para el embotellado. Los que van a barrica lo harán más o menos tiempo según el tipo de vino. Por eso, los primeros en salir al mercado son los espumosos o el Chardonnay, que en el mes de diciembre ya está vendimiado. El Marqués de Campoameno o el Alto de Campoameno, al requerir crianza en barrica, tardarán uno o dos años respectivamente en poder abrirse.

“De vendimia a Navidad, todo es coser y cantar.” ¡Así sea!